Reflexión y propuesta sobre los resultados de las elecciones 21-D en Catalunya Revisat per Revista Treball a . La candidatura de “Catalunya en Comú Podem” (en adelante “Comuns”) ha sufrido una fuerte derrota en las elecciones autonómicas de Catalunya, celebradas en pasad La candidatura de “Catalunya en Comú Podem” (en adelante “Comuns”) ha sufrido una fuerte derrota en las elecciones autonómicas de Catalunya, celebradas en pasad Rating: 0
Esteu aquí: Home » Catalunya » Reflexión y propuesta sobre los resultados de las elecciones 21-D en Catalunya

Reflexión y propuesta sobre los resultados de las elecciones 21-D en Catalunya

Reflexión y propuesta sobre los resultados de las elecciones 21-D en Catalunya

La candidatura de “Catalunya en Comú Podem” (en adelante “Comuns”) ha sufrido una fuerte derrota en las elecciones autonómicas de Catalunya, celebradas en pasado 21 de diciembre, pasando de 367.613 votos, de “Catalunya Sí que es pot” en las anteriores autonómicas de 2015, a los 323.331 votos, con una pérdida de 44.282. Y pérdida también de 3 diputados, pasando de 11 a 8.

Es todavía más difícil entender como se ha podido pasar de los 848.526 votos de “En Comú Podem” en las elecciones generales en 2016, a los actuales, con una pérdida de apoyo de 576.973 personas.

El éxito de las candidaturas de “En Comú Podem” en las generales de 2016, en mi opinión, hay que atribuirlo a que desde “Unidos Podemos” y en concreto por parte de sus dirigentes, se insistió durante la campaña electoral en reivindicar el derecho de Catalunya a decidir su vinculación con España y que, si se hace un referéndum, Unidos Podemos defenderá que Catalunya siga integrada en España.


EN COMÚ PODEM
Diputados 12 Votos 848.526 24,51%

 

¿Cuáles pueden ser las razones de estos resultados, de esta disminución de apoyo popular?

En mi opinión, la razón fundamental es la indefinición por lo que respecta al planteamiento de los “Comuns”, sobre la relación de Catalunya con España.

Estas elecciones centraban el interés y la preocupación de todos los catalanes y de los españoles, en la cuestión de las relaciones mutuas y, por lo tanto, en el posicionamiento de los partidos que se presentaban a las elecciones, respecto de su posición a favor o contra a la independencia de Catalunya.

Según explicaban los candidatos y dirigentes de los “Comuns” en sus mítines, se trataba de no tomar partido, para no entrar en una dinámica de confrontación entre dos bloques; los partidarios de la independencia y los contrarios, con el objetivo de evitar la polarización de la población en los extremos y explicar que son posibles vías intermedias, mejorando las relaciones y su marco legal y evitando la confrontación y todos los problemas que comporta.

Otro elemento fundamental en el planteamiento de los “Comuns” ha sido la defensa de los intereses de los trabajadores y de las políticas sociales, en su sentido más amplio, para avanzar en una transformación de la sociedad, impulsando los valores de la igualdad, de la justicia, de la solidaridad, de la igualdad de género…

La defensa de estos valores, para la construcción de una sociedad mas justa e igualitaria, son patrimonio de las organizaciones de izquierda y, muy especialmente, de los “Comuns”, sus señas de identidad, su ADN político. Sus avances políticos estarán en relación a su defensa y a los logros que los trabajadores y la sociedad perciban en la práctica, como consecuencia de su actuación.

Lo que no han tenido en cuenta los “Comuns” es que la polarización hace ya muchos meses, por no decir años, que existe, que se ha generado a consecuencia de los recortes e intransigencia del PP y también del PSOE, hacia los derechos de Catalunya en aspectos básicos como la lengua, la cultura y la economía e infraestructuras y comunicaciones de Catalunya.

Y desde Catalunya, por la manipulación irresponsable de los dirigentes de los partidos nacionalistas que, después de años de apoyar a los gobiernos del PSOE y el PP en las Cortes, han creído encontrar una mina de oro política en promover la confrontación con España, mediante el impulso del independentismo.

En este contexto, no es posible y no debe intentarse por ningún partido, zafarse del problema y tomar y promover posturas ambiguas o equidistantes, ante la población que ve en peligro no solo la relación, con todas sus consecuencias, sino incluso el trabajo de tantos años de exitosa integración cultural, económica y social.

Sobre el idioma en Catalunya, que es expresión de una realidad social, puede consultarse Wikipedia que dice que “según una encuesta realizada por la Generalidad de Cataluña en 2013, el castellano es la lengua materna del 57,58% de los ciudadanos censados mayores de 15 años, mientras que el catalán lo es de un 33,46%, incluyendo en ambos casos a los bilingües perfectos por lo que la suma supera el 100%.3​ Según la misma encuesta, un 57,55% de los ciudadanos mayores de 15 años usa como lengua habitual el castellano, mientras que un 43,11% el catalán (incluyendo en ambos casos a los bilingües habituales).”

Si se tiene en cuenta que la mayoría de castellanohablantes, procede de la emigración económica desde otras regiones de España, en primera, segunda o tercera generación, se comprenderá su gran preocupación por la relación de Catalunya con España y su voluntad y firme decisión de evitar que se rompa.

Esta voluntad y no otra razón es la causa de la derrota de los “Comuns” en estas elecciones autonómicas. Como la es también del éxito de la candidatura de Ciudadanos, que ha tenido 1.101.279 votantes, la inmensa mayoría de ellos en los barrios obreros de Barcelona y en las comarcas y localidades del cinturón industrial.

Los “Comuns” hicieron su mitin central de la campaña en Nou Barris de Barcelona y el mitin final de campaña en Santa Coloma, en uno y otro con la participación de los principales dirigentes de los “Comuns” y de Podemos de España.

En Barcelona, Ciudadanos ganó en los siguientes distritos: Nou Barris, Ciutat Vella, Horta-Guinardó, Les Corts, Sant Andreu, Sant Martí y Sarrià-Sant Gervasi.

C’s 218.746 23,94 %
ERC-CatSí 191.226 20,92 %
JUNTSxCAT 178.880 19,57 %
PSC 132.400 14,49 %
CatComú-Podem 85.239 9,33 %

En las elecciones municipales de 2015, en Barcelona, los votos a la candidatura de Ada Colau, fueron de: 176.337 votos, el 25,21%. Más del doble que a los “Comuns” en estas elecciones autonómicas de 2017.

En las elecciones generales de 2016, los votos obtenidos en la ciudad de Barcelona por “En Comú Podem”, fueron 196.205, 20.000 más que en las municipales y más del doble que en estas autonómicas.

Los resultados de las elecciones en Santa Coloma el 21-D, han sido:

C’s 21.799 votos, el 35,47 % “Comuns” 6.641 votos, el 10,8 %

Otros: PSC: 14.589, 23,74 %. ERC-CatSí: 8.068, 13,13 %. PP: 4.085, 6,65 %. JUNTSxCat: 3.359, 5,46 % CUP: 1.653, 2,69 %.

Se deduce fácilmente que una parte importante de los votos que habían obtenido los “Comuns” en elecciones generales en 2016 y en el Ayuntamiento de Barcelona, han votado por otras opciones: una gran parte de los votantes, por Ciudadanos.

Es evidente que la inmensa mayoría de estos votantes que han dejado de votar a los “Comuns” tienen en cuenta que esta es la organización que mejor defiende sus intereses como trabajadores. Pero también es evidente que han dado prioridad a asegurarse que Catalunya y España sigan unidas.

Las razones de esta necesaria unidad son claras y antiguas.

Claras porque los intereses de clase, como trabajadores, de los catalanes, siendo catalanes, como definía el PSUC, todos los que viven y trabajan en Catalunya, son los mismos que los trabajadores del resto de España, de cualquier otra de las comunidades.

Antiguas, porque el PSUC, partido obrero, de los trabajadores de Catalunya, en su programa fundacional el año 1936, ya planteaba que: “Catalunya debe poder ejercer el derecho de decidir su permanencia o no en España, el PSUC defenderá el ejercicio de este derecho mediante un referéndum. Y cuando se lleve a cabo este referéndum, el PSUC defenderá que Catalunya siga formando parte de España, porque los intereses de los trabajadores de Catalunya son los mismos que los de los trabajadores de toda España”.

Hay otra razón por la que la continuidad de la permanencia de Catalunya en España es un objetivo de los trabajadores y las clases populares de Catalunya. No es lo mismo, para asegurar el futuro, en trabajo y en condiciones de vida, formar parte de un país que, como España, forma parte de la UE, que la “aventura” de que una parte, como es Catalunya, se separe y vaya por su cuenta, quedando al margen de la UE y sin saber si algún día puede ser aceptada y en qué condiciones.

Naturalmente, esto no presupone aceptar la UE con su actual legislación y estructura de poder, y como actúa ahora, mediante políticas que favorecen el dominio por parte de las oligarquías y la explotación de los trabajadores.

Cara al inmediato futuro, desde mi punto de vista, es imprescindible y urgente que los “Comuns” corrijan su postura y opten, expliquen y defiendan abiertamente que su política es la de la permanencia de Catalunya en España y que su actuación será la defensa de esta política.

Este planteamiento es totalmente compatible con defender el derecho de Catalunya a decidir su vínculo con España en un referéndum, pero creo que este debe ser un objetivo y no una condición. Y creo que cuando se lleve a cabo, el modelo de relación a defender es el de seguir formando parte de España con una estructura federal.

Mi propuesta es defender que esta sea la política a adoptar por ICV y que sea la que ICV proponga y aporte a los “Comuns”.

Creo que si ICV elabora y aporta su propia política autónomamente, se podrá fortalecer en número de militantes y organizativamente y podrá aportar también su fuerza organizativa a los “Comuns”. Contribuirá así a dar un impulso muy positivo a su actividad y a sus posibilidades políticas futuras.

Autor/Autora

Josep M Rodríguez Rovira

Militant d'ICV

Articles publicats : 2

Comentaris (5)

  • Pere

    Si la tesi de l’autor fos certa, el PSC hauria triomfat entre els sectors provinents de la “immigració” (hem de fer servir aquest terme, encara?) hispanòfona.
    En canvi, resulta que ERC hi ha obtingut més bons resultats que no pas els Comuns.

    Responder
  • Pere

    La pujada de Cs sembla tenir més a veure, com ja ha apuntat algun especialista, amb la desorientació i el refugi en un cert conservadorisme entre els sectors populars. També amb l’augment d’influència del nacionalisme espanyol, és clar. El paral·lel amb el macronisme és bastant clar.
    M’agradaria remarcar que dividir els ciutadans segons la llengua que parlen, com fa l’autor, és quelcom que ha rebutjat sempre la tradició del PSUC i d’ICV.

    Responder
    • Josep M. Rodríguez Rovira

      En resposta a Pere, el PSC no ha triomfat, segons el meu parer, per:
      – El PSOE, partit d’arrel profundament centralista/españolista, per tant també el PSC, que en va sempre a remolc, es van apuntar al 155 quan ja hi eren Ciutadans, que van ser els primers, i el PP. No per convençut va ser un apuntament menys oportunista i, per tant, poc de fiar.
      – El plantejament de Iceta de un indult pels responsables de les organitzacions independentistes, promotors de la DUI, no sembla que sigui coherent amb la política del PSOE, que el va deautoritzar i va tenir que fer marxa enrere de seguida.
      – D’altra banda, com a partit “d’esquerres” no son precisament un referent de coherència amb els interessos dels treballadors, com s’expressa en la seva trajectòria quan han governat, o ,mes recentment, s’han negat a exigir la retirada de la reforma laboral del PP.

      – D’altra banda, de desorientació i conservadorisme dels sectors populars, res de res, nomes cal veure els vots dels comuns en les dues eleccions generals.
      Jo no divideixo els electors segons la llengua que parlen, nomes destaco que una gran part dels ciutadans catalans se senten espanyols i donen prioritat total a la continuïtat de Catalunya a Espanya, per sobre de altres consideracions.
      Si els Comuns haguessin deixat clar, que aquesta era la seva opció clarament, els resultats haurien sigut totalment diferents, com va quedar clar en les dues eleccions generals de 2016.

      Responder
  • Pere

    Tenint en compte el vot diferencial, em sembla altament probable que els Comuns facin un bon resultat a les eleccions espanyoles i que segueixin tenint més mal resultat a les catalanes. D’una forma semblant a com li passava al PSC durant tants anys.
    Per què? No crec que ningú ho sàpiga, però el comportament de l’electorat és clarament diferenciat.
    També sembla molt probable que Cs, a Catalunya, passi per davant del PP en les futures conteses electorals. No és tan segur a Espanya.
    Sembla que el paper dels Comuns al parlament espanyol és afavoridor d’acords progressistes, en la perspectiva federal i de respecte al dret a decidir.
    En el parlament de Catalunya, aquesta funció no sembla pas tan necessària. Potser apareixen més aviat mancats de definició o resolució davant les agressions del poder central.

    Responder
  • Pere

    Per concretar: la reivindicació del referèndum acordat té força en el parlament espanyol, davant l’immobilisme del bloc PP-Cs-PSOE.
    En canvi, en el parlament català aquesta iniciativa està àmpliament assumida i compta amb una majoria indiscutible. El problema és com fer-la efectiva. D’aquí la reacció, ben comprensible, de trencar amb el sistema polític espanyol.

    Responder

Deixa el teu comentari

Scroll to top