Escándalo Volkswagen: las multinacionales automovilísticas contra la ley, la salud y el clima Revisat per Revista Treball a . El escándalo Volkswagen es sintomático del estado de nuestro sistema democrático y económico. Este diéselgate, destapado por la Agencia de Protección Ambiental El escándalo Volkswagen es sintomático del estado de nuestro sistema democrático y económico. Este diéselgate, destapado por la Agencia de Protección Ambiental Rating: 0
Esteu aquí: Home » Europa » Escándalo Volkswagen: las multinacionales automovilísticas contra la ley, la salud y el clima

Escándalo Volkswagen: las multinacionales automovilísticas contra la ley, la salud y el clima

Escándalo Volkswagen: las multinacionales automovilísticas contra la ley, la salud y el clima

El escándalo Volkswagen es sintomático del estado de nuestro sistema democrático y económico. Este diéselgate, destapado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (1), tiene enormes implicaciones para nuestra salud y el clima, además de plantear serias dudas sobre la transparencia, regulación y poder de presión del sector automovilístico.

Y con razón: como recuerda la Agencia Europa de Medio Ambiente (2), más de 400.000 personas podrían morir de forma prematura en Europa debido a la exposición a un aire envenenado. Además de la salud pública, también sufren nuestros bolsillos: el coste de la contaminación del aire supera los 1.500 euros por ciudadano europeo al año (3). Y por último, esta violación masiva de la normativa europea (4) mina de forma profunda la credibilidad del sector automovilístico, poniendo en riesgo decenas de miles de empleos.

Ante un fraude de tal magnitud que ha indignado la ciudadanía europea (5), está también en juego la credibilidad de la Unión Europea. Por su parte, asustada sin duda por el carácter sistémico de Volkswagen que al igual que los bancos es “demasiado grande para caer”, la Comisión Europea ha sido durante años particularmente pasiva y deja hoy en manos de los Estados miembros la investigación, a pesar de que fueron los propios Estados quienes por acción u omisión permitieron en gran parte esta vergonzosa situación.

Pero sobre todo, el caso Volkswagen no es un hecho aislado, sino la punta del iceberg de un problema estructural. Como ha mostrado la ONG Transporte y Medio Ambiente, no solo hablamos de Volkswagen sino también de grandes corporaciones como BMW o Peugeot (6). Tampoco hablamos solo de las emisiones de dióxido de nitrógeno, las emisiones de CO2 (7), el principal gas de efecto invernadero también sobrepasan claramente los límites legales europeos. Y todo esto a pocas semanas de COP21, la cumbre internacional contra el cambio climático en París.

Ahora bien, es necesario dar una respuesta contundente a este escándalo desde varias ópticas complementarias:

  • Transparencia: a nivel europeo, es esencial una Comisión de investigación (sea independiente o parlamentaria), para todo el sector automovilístico y para todo los gases contaminantes. Esta investigación tendría que poner el foco en los conflictos de interés entre el mundo político y las grandes corporaciones.
  • Legislación: es por supuesto una obligación hacer cumplir la normativa existente, llevar a juicio los responsables, pedir reparaciones por el daño causado y reforzar las leyes exigiendo que los test se realicen en carretera y condiciones normales de conducción con coches destinados a la venta.
  • Fin del diesel: este combustible es dañino para la salud y el clima. Es el momento de plantear con claridad la salida de esta apuesta industrial fracasada.
  • Cambio de modelo productivo: el futuro del empleo en el sector automovilístico pasa por producir bienes y servicios menos intensivos en energía, materia prima y emisiones de CO2, principalmente orientados a la movilidad sostenible, a coches más eficientes, al transporte público o al uso compartido. Y según los estudios disponibles (8), y a diferencia del modelo actual, esta apuesta ecosocial crea más empleos estables, de calidad y respetuosos del planeta.

(1) Volskwagen ha instalado un software trucado en el ordenador de a bordo en sus vehículos para conseguir mediciones de dióxido de nitrógeno en laboratorio muy por debajo de las reales, entre 10 y 40 veces menos según la Agencia.

(4) En concreto el Reglamento 715/2007/CE sobre las emisiones procedentes de turismos y vehículos comerciales (llamado Euro 5/6).

(5) En pocos días más de 135.000 ciudadano/as firmaron esta petición « Dieselgate »: https://www.change.org/p/comisi%C3%B3n-europea-por-una-investigaci%C3%B3n-sobre-el-caso-di%C3%A9selgate

(8) Véase: Marcellesi, F. (2013): La transición ecológica de la economía. ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Cómo?, Fundación Manu Robles.

Autor/Autora

Florent Marcellesi

Portaveu d' @Equo al Parlament Europeu i membre de #PrimaveraEuropea

Articles publicats : 1

Deixa el teu comentari

Scroll to top