El trilema de Sánchez Revisat per Revista Treball a . Trilema es una palabra que no existe (la he buscado en la RAE) y sin embargo está de moda en estos tiempos de quiero y no puedo. Y ahí tienes a Pedro Sánchez pr Trilema es una palabra que no existe (la he buscado en la RAE) y sin embargo está de moda en estos tiempos de quiero y no puedo. Y ahí tienes a Pedro Sánchez pr Rating: 0
Esteu aquí: Home » Opinió » El trilema de Sánchez

El trilema de Sánchez

El trilema de Sánchez

Trilema es una palabra que no existe (la he buscado en la RAE) y sin embargo está de moda en estos tiempos de quiero y no puedo. Y ahí tienes a Pedro Sánchez protagonizando un buen ejemplo de ello. El líder socialista no quiere a Rajoy, no quiere gobernar y no quiere terceras  elecciones. Pues bien, todo no puede ser. De las tres, deberá elegir dos. Puede vetar a Rajoy y negarse a intentar la investidura, pero entonces habrá terceras elecciones. Puede descartar a Rajoy y las elecciones, pero presentándose a Presidente. O puede renunciar a gobernar y evitar terceras elecciones, pero haciendo presidente a Rajoy.

Ya se verá por donde se resuelve. Porqué si esta es la disyuntiva que afronta, sus objetivos son otros. Sánchez quiere consolidarse internamente y salvaguardar lo que queda del bipartidismo, valga la redundancia, con el PSOE como predominante referencia de la izquierda.  Para ello, debe mantener al máximo su negativa a Rajoy. Sabe que no resucitaría si entregara sus votos fácilmente, y que Podemos se frotaría las manos.

Por eso presiona al PP para que se ponga de acuerdo con “las derechas”y para que se presente a una investidura que sabe que tienen perdida en un extraño acto de escenificación del fracaso. Quiere que todo el mundo vea como vota en contra.

Pero tampoco quiere presentarse como alternativa, porque en realidad, hoy como en diciembre, Sánchez no quiere gobernar. Porque no podemos olvidar los 10.000 millones de recortes que exige la UE. ¿Quién puede gobernar con esa losa encima? Y con tan solo 117 escaños! (PSOE+C’s).  Desde luego sería políticamente inasumible para el PSOE. Bruselas exige gobierno a la vez que lo dificulta.  

Por eso fue de la mano de Ciudadanos a pedir el apoyo de Podemos tras el 20D, porque sabía que no lo obtendría. Y por eso hoy no pide el apoyo de Podemos, porque sabe que, seguramente, lo obtendría.

Porque Podemos debía intentar el sorpasso, casi se lo debía a sí mismo, y a la izquierda. Pero perdida la oportunidad (de momento) sus electores no entenderían que no evitase un gobierno Rajoy. Ahora no. Por eso su capacidad negociadora con Sánchez es mucho menor que antes, sí, y sin embargo también más cómoda: si Sánchez se atreviera a intentarlo, Podemos podría acabar entregándole prácticamente gratis la presidencia (absteniéndose), un “sacrificio” (lo que sea antes que Rajoy y antes que elecciones) generoso y envenenado a Sánchez. Y eso es precisamente lo que teme el candidato socialista. Por eso tampoco veo posible unas terceras elecciones, porque para eso es necesario que haya un intento de investidura. Y Rajoy no lo hará porque no tiene los votos suficientes, y Sánchez tampoco porqué sí podría obtenerlos.

Así las cosas esperar que el PP cambie de candidato es en vano: nadie gana en inmovilismo al estafermo. La incógnita es cuánto tardará Ciudadanos en pasar de la abstención al Sí.

Sería difícil de justificar forzar unes terceras elecciones para evitar un gobierno del PP, sabiendo que el resultado más probable sería un ascenso de ese mismo partido, que acabaría gobernando. En el juego de la culpa de una nueva convocatoria, Sánchez saldría mal parado. Menudo dilema. Perdón, trilema.

Autor/Autora

Sergio De Maya

Politòleg, professor associat de la UB. Director de Treball

Articles publicats : 15

Deixa el teu comentari

Scroll to top